Tu radio en Internet Netyco Argentina

Buscar en RCFM

Celtic Christmas


Celtic Christmas Putumayo/Karonte, 2011
Como el musgo del belén, el turrón de oferta, y el espumillón y las bolas del arbolito de marras, la música de los villancicos no puede faltar en estas fiestas tan (des)entrañables de la Navidad. De hecho, son tan inseparables como el empaste y la muela. Estas tierras nuestras son muy fértiles en cuanto a villancicos tradicionales, pero rastreando la historia muchos de ellos provienen de las compilaciones de antiguos musicólogos (como Alfonso X y sus cantigas) que heredaron el legado de los ancestros celtas y originales rituales paganos dedicados primero al solsticio de invierno y reconvertidos después en himnos paleocristianos, y que posteriormente se extenderán hasta los repertorios populares germánicos y eslavos. Celtic Christmas reúne una breve muestra –apenas media hora repartida a lo largo de once piezas– de esas raíces culturales, que han perdurado hasta hoy sobre todo en Irlanda, Escocia, Inglaterra, Canadá y EEUU. No hay película anglosajona Celtic-Christmas-dan-stoperambientada en estas fechas que no se resista a incluir algún que otro villancico, aunque una de las pocas que consigue transmitir el sentimiento nostálgico navideño, sin remilgos impostados de irritante buenrollismo, es el maravilloso testamento de John Huston, Dublineses (1987), cuyo tema principal, The Lass Of Aughrim (utilizado en la película como recurrente leitmotiv que devuelve a los protagonistas los fantasmas del pasado), por desgracia no se incluye en el disco que nos ocupa.
Ésta es sin embargo la única pega al disco. Seleccionadas por Dan Storper, las once canciones contenidas en Celtic Christmas combinan instrumentos clásicos como la mandolina, el harpa, la flauta, el fiddle, el bodhran, y esos típicos coros celestiales que hacen del villancico céltico un género propio –sin duda más encantadores que los “autóctonos” españoles, escandalosos remedos joteros caracterizados por el ruido de las zambombas y las abuelas beodas rascando botellas de anís–. Hay en Celtic Christmas revisiones de hits ya eternos como O Come Emmanuel, God Rest Ye Merry Gentlemen o Joy To The World (sobre una melodía de Haendel), pero también otros falsamente atribuidos a un tiempo milenario, como la versión en gaélico de un standard de Irving Berlin (White Christmas) o El pequeño tamborilero, popularizada a mediados del siglo pasado pero, como Good King Wenceslas, de origen checo. También se encuentran otras felices canciones de taberna para cantar en grupo jarra en mano como Here We Come A-Wassailing y Auld Lang Syne, más cercanas estilísticamente al folk americano. Aparte de la simpática ilustración de Nicolai Heindl en la portada (que es ya marca de la casa), destacan la intervención de The Albion Band –fundada en 1973 por miembros de la aún activa Fairport Convention– y DruidStone, proyecto paralelo de la irlandesa Áine Minogue –que hace doblete con otro corte en solitario–, quien recrea un precioso tema francés del siglo XV. | www.putumayo.com | Relacionados | Iván Sánchez-Moreno (B-RITMOS)


0 Respuestas hasta ahora:

Sé el primero en comentar esta entrada