Tu radio en Internet Netyco Argentina

Buscar en RCFM

Crónica WOMAD CÁCERES 2013



Cuatro vibrantes días de Womad en Cáceres. Miles de personas disfrutando de la variedad musical de nuestro planeta. Cultura y fiesta. Diversión… y botellón.

Tras las cuatro intensas jornadas de Womad Cáceres, que empezaron el jueves con los dos conciertos de inauguración y finalizaron el domingo con el pasacalle, comienzan las valoraciones de esta vigésimo segunda edición. Que si número de visitantes. Que si calidad de los conciertos. Que si ausencia o no de incidentes, etc… En relación al apartado musical, acudir a un Festival Womad es siempre apostar a caballo ganador, apostar sobre seguro, puesto que Womad aúna como ningún otro festival la mezcla de artistas de primer nivel, ya consagrados (léase Rokia Traoré), con otros menos conocidos o que están empezando en este complicado universo de la
música, pero de una indudable calidad (como son Donovan Copley’s Hot Water o The Barons of Tang, por poner un ejemplo). Por eso, este año podemos decir que los grupos seleccionados han estado a la altura de la marca Womad, a pesar de algún horario extraño en uno de ellos. No entendemos que Niño Josele cerrara una noche el escenario principal, el de la Plaza Mayor, mientras La Chiva Gantiva tocaba momentos antes en el escenario de la Plaza de San Jorge, más pequeño y dado a músicas más intimistas, cuando la liaron parda. Cosas de la programación. Destacaron las actuaciones de Bassekou Kouyate y familia (la N’goni Ba, formada por algunos miembros de su familia), el ya mencionado Donovan Copley’s Hot Water, Hanggai, The Dhol Foundation o Rokia Traoré. Pero estuvieron algunos de estos conciertos empañados por la mala calidad de sonido, que en muchos momentos provocaba que a escasos metros del escenario fuera casi imperceptible la voz de la cantante, caso de Rokia Traoré. A esto hay que sumarle las molestias e inconvenientes para los amantes de la música que supone el botellón. No estamos en contra del botellón. De hecho, nosotros mismos
también nos tomamos nuestras cervezas mientras disfrutamos de un buen recital. Estamos en contra de no poder disfrutar de los espectáculos porque el 80% de los asistentes que se congregan en la Plaza Mayor lo hagan simplemente porque se les permite beber, mientras les importa muy poco, o absolutamente nada, en el peor de los casos, lo que esté sucediendo encima de las tablas. Este es un problema al que han de enfrentarse los organizadores y que han de solucionar en pro del buen desarrollo y de la buena salud futura del evento. Contrariedades aparte, en todo lo demás el Festival Womad sigue siendo una maravilla. Un marco incomparable, como es el bellísimo casco antiguo de Cáceres, infinidad de puestos de artesanía para todos los gustos, comidas de muchos rincones del planeta, precios populares en las barras de los locales de restauración situados en las inmediaciones de las plazas, talleres para los más pequeños, cuyos resultados pudimos disfrutar en el pasacalle del domingo, y, en general, un muy buen ambiente festivalero por las calles de esta bella ciudad extremeña que provocan que estemos deseando volver año tras año, edición tras edición.

 ALEJANDRO LÓPEZ GARCÍA. LA VUELTA AL MUNDO EN 80 MÚSICAS


0 Respuestas hasta ahora:

Sé el primero en comentar esta entrada