Tu radio en Internet Netyco Argentina

Buscar en RCFM

Folk de Luna para conllevar la crisis


Es muy verdadero que los duelos, con pan son menos. Si no hubiere pan, que no lo hay, buenas son tortas. Y a falta de tortas, que escasean, solo queda echarse al ruedo de la parranda. Tal es la filosofía que ahora predomina en el cerebro institucional del Aula de 'La Verdad' y Cajamurcia.
La cosa es que, atentos como estamos a la felicidad del pueblo ('Todo para el pueblo, pero sin el pueblo' es el lema de nuestra alicorta y alicaída democracia), se nos ha ocurrido que, si otra cosa no, la parranda puede ser alivio de nuestros pesares. Dice el dicho que quien canta -o escucha a otros cantar- su mal espanta. Y es así. ¡Cuántas veces, en los momentos más desesperados, nos hemos puesto a cantar, pongo por caso, Ramona, y -durante los dos minutos treinta y cinco segundos que dura la canción- nuestro ánimo se ha esponjado!
-A mí no crea usted que se me esponja mucho- dice alguien.
Y yo le respondo: '¡Toma, claro! Pero es que usted está inmerso en la mecánica del desahucio y la dación de la casa en pago'. Pero incluso para gente así, pudiera haber lenitivo. Por ejemplo: si te afecta la preocupación, porque una parranda triste del PP o del PSOE reza: 'Que si no sabía doblar la servilleta, / que si andaba algo flojo de bragueta. / Yo conocía / que tú a mí me engañabas / y en otro barco querías navegar', lo que tienes que hacer es atenerte a la parranda alegre, que dice, y dice bien: 'Arrimao a un palmeral, / atendiendo mi destino, / llevo una vida normal, / y si algo me sale mal, / me bebo un vaso de vino'. ¿Cómo se te queda el cuerpo? ¡Pos pijo, divinamente!
Manuel Luna (nada que ver con el de 'La hermana San Sulpicio', 'Nobleza baturra' y 'Morena Clara' de cuando Franco) viene con su guitarra portuguesa a darnos su murga. Y lo aderezan unos nazarenos titulados La Cuadrilla Maquilera. El folklore tan nuestro, la canción de la tierra, el bacalao con tomate y los amores tempestuosos de Carmen de España, que no la de Merrimèe.
Con la crisis se enriquecen quienes la fabrican. Y nosotros, palillo y flor de malva, pero con parrandas de postre. Ya vendrán tiempos mejores. Y si no vinieran, pues todos al huerto, pero alegres y descansando los huesos de por muerte. (LA VERDAD)


0 Respuestas hasta ahora:

Sé el primero en comentar esta entrada