Tu radio en Internet Netyco Argentina

Buscar en RCFM

Dawes: La calidez del folk californiano


Taylor Goldsmith (1986) habla despacio, medio dormido todavía. Atiende nuestra llamada desde su casa de Los Ángeles días antes de comenzar la gira que les trae a España por segunda ocasión tras su paso por Jazzaldia de San Sebastián acompañando a Jackson Browne, un músico veterano que ha resultado una gran influencia tanto en lo musical como en lo político. La banda está presentando “Nothing is wrong” un espectacular segundo álbum que ha llamado la atención de la prensa estadounidense por su magistral dominio de los tiempos y por la calidez de unas composiciones que resumen toda la elegancia del folk más clásico. Dawes camina despacio y sin prisas, consolidando sus logros y colaborando con músicos como Robbie Robertson (The Band) o Chris Robinson (The Black Crowes). Charlamos con el líder de Dawes sobre su música, el movimiento Ocupa Wall Street o la falta de compromiso político en los músicos actuales.
Hay muchos casos en la historia del rock de bandas compuestas por hermanos, aunque muchas no han conseguido mantenerse en el tiempo, ¿cómo empezaste la banda y cómo llevas lo de trabajar con la familia?
El bajista y yo venimos de una banda previa, por aquella época hacíamos cosas locales y mi hermano era todavía demasiado pequeño para acompañarnos [Griffin es cinco años más joven]. En un momento dado un par de músicos nos dejaron y yo tenía varias canciones a las que quería dar salida de modo que fundamos una nueva banda y mi hermano se incorporó cuando terminó el colegio. Todo sucedió bastante rápido y pronto estábamos funcionando como Dawes. La relación entre mi hermano y yo es buena, hay las típicas cosas familiares pero todo funciona bastante bien.
Después de firmar un aplaudido debut ha llegado esta continuación, ¿de qué te sientes más orgulloso de este disco?
Es complicado saber qué va a pensar la gente de tu música. Lo único que podemos hacer es grabar canciones que funcionen para nosotros. La verdad es que estamos muy orgullosos de este disco y de cómo suena en directo. El productor ha hecho un trabajo genial y ha dado un buen clima al disco. Las canciones son buenas, pero siempre tienes dudas de lo que pensará la gente. Hasta ahora estamos contentos porque todas las reacciones y críticas están siendo muy buenas.
¿Cuál dirías que es la principal diferencia entre “Nothing is Wrong” y su predecesor?
La mayor diferencia es que cuando hicimos “North Hills” éramos una banda que nunca había estado en una gira. Estábamos empezando y decidiendo qué queríamos hacer, en nuestro primer disco había muchas canciones que no estaban hechas para sonar en directo. Con este disco teníamos más experiencia, habíamos dado muchos conciertos en sitios diferentes y cada canción tiene mucho sentido sobre el escenario. Es un disco mucho más vivo, más energético…
Varias de las canciones de este disco ya habían ido sonando en vuestros conciertos, ¿no tenías miedo de que vuestros seguidores no compraran el disco?
Pues la verdad es que sí, aunque esperábamos que a la gente le apeteciese escuchar las que sí son nuevas o les apeteciese tener en casa esas canciones que solamente habían escuchado en nuestros conciertos. La verdad es que el disco está funcionando muy bien. Dimos tres conciertos en Londres con todo vendido, nos están saliendo muchos bolos y en EEUU cada vez tocamos en salas más grandes.
He leído en algún lado que ya estáis trabajando en vuestro tercer álbum…
Estamos trabajando en algunas canciones, la cosa marcha bien. No estamos cerca de terminar un disco pero estamos en camino. Si la cosa avanza a lo mejor empezamos a tocar las canciones nuevas en la gira veraniega.
En vuestro primer disco contasteis con Pat Sansone (Wilco) y Chris Robinson, y en este han colaborado gente como Jackson Browne y Benmont Tench, ¿cómo habéis conseguido unas colaboraciones de tanto nivel?
Es todo gracias a Jonathan [productor de los dos discos de Dawes] que es un tipo muy conectado y con amigos muy molones. Es todo gracias a él y para nosotros es un gran honor poder contar con ellos y que quieran salir en nuestros discos. La verdad es que no conocía a Browne hasta hace unos cuatro años, desde entonces soy muy fan y ha sido una gran influencia. Nunca pensé que llegaría a conocerle, menos aún que trabajaría con nosotros.
También habéis hecho alguna cosa con Robbie Robertson, de The Band…
Eso fue increíble, ha sido uno de mis héroes desde la infancia. No hicimos tantas cosas con él como con Browne, solamente fueron un par de actuaciones televisivas, un par de sus canciones nuevas, pero la verdad es que es un tipo genial y un músico espectacular.
Middle Brother, la banda que tienes con los chicos de Deer Tick, ha sacado un disco muy interesante… ¿Hay idea de mantener esa banda o fue una cosa puntual?
Fue una idea de John [John McCauley, cantante de Deer Tick] y lo pasamos muy bien trabajando juntos, fue muy inspirador y divertido, pero estamos todos en bandas muy activas y con mucho trabajo, así que no sé si tendremos ocasión de hacer algo más, dependerá del tiempo que tengamos, pero fue divertido y el disco quedó muy bien.
Este disco ha sido el primero que haces en tu carrera en el que la gente podría llegar a esperar algo, la prensa os tenía fichados y vuestros seguidores ganas de ver por dónde iban los tiros en este disco, ¿ha influido eso a la hora de trabajar?
Es cierto que había una presión que antes no existía, pero no ha tenido influencia porque hagas lo que hagas habrá gente a la que le guste y otros a lo que no les gustará. Si cambias a unos no les gustará y si haces algo parecido dirán que no tomas riesgos, así que intentamos hacer un disco que nos gustase a nosotros sin prestar atención a lo que podría decir la gente. Somos un grupo que trabajamos teniendo en cuenta la opinión de todos los miembros y eso nos aísla en cierto modo de opiniones o presiones externas. Yo tiro un poco más de las canciones pero escucho las opiniones de todos.
Has estado involucrado en el movimiento Ocupa Wall Street, cómo ha sido esa experiencia…
Fue un honor estar allí y ser parte de eso. De primeras no sabíamos mucho de qué iba el asunto, me da vergüenza confesarlo, pero una vez que Browne nos habló de ello comenzamos a involucrarlos y a creer en ello. Es un paso al frente contra el capitalismo, pero se trata de crear una voz de la gente de EEUU. Este país es muy grande y da la impresión de que no hay un modo para comunicarnos o de ser escuchados. Ahora tienen la atención del Gobierno y es muy inspirador porque enseña a la gente que si quieres ser escuchado puedes serlo.
¿No crees que existe un gran vacío en cuanto a bandas o cantantes que hablen de este tipo de cosas y problemas?
Hay aspectos políticos en las letras de Jack White que me gustan, pero no hay muchos más. Es raro, no es tan normal encontrarlo ahora como antes. Hay muchos factores pero también es porque la gente no quiere escuchar esas cosas. Si hubiera un músico ahora haciendo las canciones políticas que se hacían en los años sesenta la gente pensaría que es demasiado y no lo escucharía. Creo que la gente puede seguir encontrando maneras de decir esas cosas y mantener una voz política.
Cuando Neil Young escribió “Living with war” dijo que hacía ese disco porque no apareció ningún veinteañero que dijera esas cosas…
Aprecio eso, pero también hay muchos cantautores que dicen que no quieren ser políticos. Young alcanzó la perfección con sus canciones políticas y eso es difícil. Mucha gente que intenta escribir ese tipo de canciones acaba haciendo cosas simples que ya no son canciones, parecen discursos obvios. Es difícil no pasar esa línea y ser político haciéndolo bien.
Cómo te gustaría verte en 20 años…
Me gustaría estar en la misma banda con muchos discos a nuestras espaldas. Espero seguir haciendo esto. Nos encantaría ser una gran banda pero no hacemos música con esa idea, lo hacemos porque es lo que somos. Espero mirar atrás y ver que hemos hecho quince álbumes con la misma pasión que los primeros. (EFE EME)


0 Respuestas hasta ahora:

Sé el primero en comentar esta entrada